¿Dime quién no ha muerto? 

  (Los persas, Esquilo)

Surge de una manera oscura y espontánea, no como la proyección de una idea, sino como un rapto de dolor que invita al homenaje y a la reflexión. Las formas van concretándose lentamente, en el camino surge súbitamente el título de la serie como una revelación que acaba aportando un sentido que es también una lectura entre otras posibles. Título y obra establecen así una relación complementaria, dialéctica, que viene a enriquecer la experiencia de la contemplación.

Poco importa la procedencia de las fotos. Todas ellas fichas policiales en las que el nombre apenas puede ocultar el carácter anónimo de unos rostros conscientes de la proximidad de la muerte: no el furor enloquecido de la batalla, sino la lentitud implacable de una burocracia homicida; mártires involuntarios de una razón de estado que es siempre igual y siempre distinta.

Más allá de fechas y fronteras, la historia se repite con la obstinada contundencia de un destino imperturbable.

A pie

No el caminar reticente pero obligado que nos conduce al trabajo, tampoco el ímpetu alegre y presuroso que nos empuja a la fiesta; no, sino el despreocupado andar del paseante. De un camino que es línea, unión, destino… a un paseo sin meta, sin objetivo, que se pierde en el dédalo de la gran ciudad, a un ritmo tranquilo, curioso, atento al estímulo liviano que aflora entre un mezcla de ruidos transformada en coro, en música de fondo para unas elucubraciones que surgen como imágenes, casi sin querer, requiriendo apenas un interés momentáneo que se desvanece entre un murmullo polifónico donde se oculta imperceptible el paso del tiempo.

Alas

La tópica interpretación del símbolo desvirtúa un sentido abierto y múltiple, cuya asimetría incide en la imposibilidad del vuelo, convirtiendo una grácil levedad de aire en pesada gravitación de suelo, al son de un lamento que suena a cacareo. La ilusoria aspiración se transforma así en parodia de carnaval sin freno.

El espejo de la mirada desencadena una metamorfosis frenética que inopinadamente se detiene en un relato bíblico ubicado en las laderas de un Sinaí distorsionado, disléxico, que acoge las tablas de una ley deteriorada hasta lo inescrutable, imposible ya no sólo de ser aplicada, sino simplemente de ser entendida, fruto de una injustificada agresión tan contundente y desproporcionada que niega su carácter genuino a la materia y hace absurda la referencia a unos principios que bracean inútiles en el abatido fracaso de la impotencia.

Yo es otro

(Rimbaud)

Deshacer el rostro es lo mismo que traspasar la pared del significante, salir del agujero negro de la subjetividad. 

(Mil mesetas, Deleuze)

Blanco Roto

Telón de fondo que reclama para sí el protagonismo de una figuración ausente. No la puerta que separa y oculta, sino un último reducto que acoge los restos de un fracaso repetido, fatal, donde el tiempo fija su huella. Suelo vertical que se erige en paisaje alterando el discurso aparentemente mudo de su presencia anónima. No la estridencia del escaparate, su asalto fugaz e impertinente, sino un vacío apenas marcado por unos signos que nos interrogan desde su modestia inadvertida: bastión de la página en blanco herido por una constelación de despojos que alivia las cicatrices de una historia escrita al margen del impacto histérico y omnipresente de los medios de comunicación.

¿Que hay de lo mío?

Calvario

Capirotes

Forma geométrica que apunta a un cielo terrible; embudo invertido que encumbra el disfraz de un loco peligroso; cucurucho hueco habitado por la sombra insaciable de un dios vengativo; hada madrina que porta no una varita mágica, sino una antorcha sedienta de fuego y odio; bruja de cuento verdadero; hechicero de sangre y humillación; máscara de carnaval siniestro; haldada caperuza que oculta el rostro inconfesable de la depravación; sacerdote que administra el bendito sacramento de la tortura; anónima sotana que revela su vicaria condición de verdugo  /  

                                                                                                                                                                                                            Uniforme involuntario de una víctima sometida a una ceremonia pública de vergüenza y escarmiento; tonto de capirote, mártir transfigurado en histriónico obelisco, en mojón de escarnio, en infausto aviso de navegantes… Esta vez sí: Ecce homo.

Cierra los ojos

                                                                                                                                                                                                  

                                                                                                                                                                                                 La estupidez nunca es ciega o muda                                                                                                                                                                                       (Mediadores, Deleuze)

  

Frente al exceso que anestesia la realidad, frente al ruido incesante de imágenes vacías: una mirada ciega urdida en el cielo grávido del pensamiento, en el vuelo riguroso de una imaginación a oscuras.

Fe

                                                           

 Hem de fer la primera comunió

                                                                                                                                                         al balcó,

                                                                                                                                                         disfressades de cavall.

                                                                                                                                                            (La primera comunió,  J. Sisa)

 

Como el aborigen, deslumbrado por el brillo de la baratija; como el adolescente ante la pantalla de su móvil: habitar, ciegos al desastre, un paraíso de cartón piedra, una promesa eternamente postergada, reconfortante como una droga sin resaca: fiebre dorada, celestial espejismo de ángeles y colorines.

                                                                                                           Invasiones bárbaras                                                                                                                  

¿Qué será de nosotros sin bárbaros? 

                                                                                                                    (Esperando a los bárbaros, Cavafis)

 

Irrupción no tanto del extranjero como del bárbaro que nos habita incitándonos al saqueo de una ruina secuestrada, a la exhumación de un fantasma anestesiado por el peso de la historia, condenado a vagar por las salas sin aire del museo.

Intrusión torpe, vindicativa, ingenua; torrente que aboca a una belleza inasequible al rigor de la academia. Renuncia a un paraíso heredado; cesura que redime de la sombra opresiva del padre; rechazo que es, finalmente, reencuentro, tributo, residuo seminal resuelto en mestizaje.

Cuando haces POP ya no hay stop

Awopbopaloobop  Alopbamboom

                                       Nik Cohn

Val 

                                                              Nunca más                                                                                                                                       

         Nunca, nunca, nunca, nunca, nunca

                                                                                                                                                                  (El rey Lear, Shakespeare)

No tanto la rotundidad del significado como su reiteración obsesiva: mantra que ha de percutir sin descanso, recuerdo vivo que ha de repetirse para que no se repita, eco obstinado que es lucha contra el olvido. 

Memoria de lo no vivido: imágenes no vistas, sordas palabras del horror.

Pecios de un naufragio epistolar

Restos, hitos de un drama hecho jirones; despojos de argumentos; instantes estelares de una historia rota; vieja tragedia incapaz ya de conmover los corazones: frases entrecortadas, confidencias, firmas, escombros de una intimidad que el tiempo destruye y banaliza.

No tanto una invitación a la nostalgia como al escepticismo: frágil barco de papel camino del sumidero, última y breve acrobacia de un avión condenado a estrellarse contra el suelo inmisericorde del tiempo.

Palabras como cosas

Discursos rotos, lugares de encuentro donde fundirse en una misma materia solidaria, letras como pinceladas, frases desgajadas como vestigios de senderos que se multiplican; sonidos para la mirada, palabras cuyo sentido se abisma en una caligrafía que es pintura.

Gente

                                   En el interior de la masa reina la igualdad

                                                                        (Masa y poder,  Canetti)

Vocación de anonimato, deseo de pasar desapercibido, de ser uno más para ser uno mismo: abierto a la solidaridad sin rostro, a la lucha sin nombre y al gesto colectivo. Acto de libertad que renuncia a un bazar de imágenes desbocado, al destello vano en el espejo fugaz del escaparate.

Lejos

La engañosa proximidad del cuadro parece negar la distancia de un horizonte sólo accesible a la mirada. Los ojos se pasean por una línea difuminada, moribunda, que simula perderse en el espejismo de la lejanía: un lugar apenas intuido; una tierra prometida que demanda no la humillación de la plegaria, sino el arduo tributo de la conquista; un paraíso todavía deshabitado, dormido, hacia el que peregrina un pueblo que habrá de conformarlo a su imagen y semejanza.

Aunque siempre esquiva y postergada, en la meta converge depurada una misma voluntad capaz de transformar la fraternidad en destino.

Línea de sombra

(…) no había la menor mancha en el cielo, ni sobre el agua; ni la sombra de un vapor, ni un rastro de humo, ni una vela, ni un barco, ni el menor asomo de animación humana, ni el menor signo de vida, ¡nada!

                                                                                                                                                                               (J. Conrad)

Tiempo inmóvil

                                                                                                                                                                                                                                     Es la cosa a solas                                                                                                                                             (El mundo y el pantalón, S. Beckett)

 

Fragmentos de una naturaleza no tanto muerta como en reposo. Retratos de un vacío que rinde pleitesía a unos objetos todavía impregnados por el aura de un cuerpo ausente invitándonos a la contemplación, a la nostalgia, al pensamiento.

Paréntesis en la inercia de lo cotidiano: conciencia y disolución de un tiempo que reniega de la Historia para acercarse a la cara humilde de una biografía.

Breviario

Manada

Vanitas

                                                                                                                                                                                                                             

Ya no la siniestra dama de la guadaña y la caperuza, sino una suerte de reencarnación frenética que aboca no a la tragedia insondable de la muerte, sino a la farsa breve e intrascendente de la moda, al fatum banal de una fecha de caducidad dictada por una deidad intangible que mueve los hilos de un mercado omnipresente.

III

Descripción. Haz clic para editar.